Facultad de Bellas Artes

El Campus Universitario de Cuenca es la sede de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Castilla-la Mancha. En 1985 se tomó la decisión de este emplazamiento, cuando la UCLM aún estaba en sus albores. Se inauguró oficialmente en 1986, en el edificio bautizado con el nombre de Antonio Saura.

Se trataba de un proyecto pionero impulsado inicialmente como una peripecia académica de artistas que formaron parte del grupo El Paso, quienes eran en su mayoría muy cercanos al Museo de Arte Abstracto Español y muy vinculados emocionalmente al proyecto artístico-cultural de Cuenca. El colectivo existió de 1957 a 1960 para dar impulso en España a la corriente artística del Informalismo, y se solía reunir en casa de Antonio Saura, quien sería su alma mater. Durante los primeros años de existencia de la facultad participaron Luis Gordillo, Antonio López García, Lucio Muñoz y Rafael Canogar. En la primera Comisión Gestora de la Facultad se encontraban Antonio Saura, Gustavo Torner y Florencio Martínez, quien se convirtió en el primer decano comisario de la facultad una vez inaugurada.

Se creó como un proyecto pionero, un centro de encuentro, de talleres y exposiciones creado por y para artistas, sin someterse a las limitaciones de las titulaciones académicas. Poco a poco este espíritu transgresor se fue normalizando para darle a los estudios de Bellas Artes un estatus equivalente al de cualquier otra enseñanza universitaria. La existencia de este centro en el Campus de Cuenca constituye un punto de encuentro para los referentes del mundo artístico, haciendo a la vez partícipe a la propia ciudad y enriqueciendo su arraigo al arte contemporáneo. Periódicamente se realizan multitud de charlas, encuentros, exposiciones y coloquios, muchos de los cuales dejan huella en el patrimonio artístico de la universidad a través de la donación de obras y archivos, que son cuidadosamente guardados y catalogados.